Epicondilitis o codo del tenista

La epicondilitis es uno de los tipos más comunes de tendinitis. Esta lesión implica la inflamación en los tendones y el tejido conectivo en el codo.

Se reconoce por un dolor en la cara externa del codo y puede ser muy molesta. En Osteopatía, también llamamos a esta inflamación del epicóndilo (unión ósea de los tendones del codo) codo del tenista.

¿Por qué se produce la epicondilitis o codo del tenista?

La epicondilitis se produce debido a un uso excesivo de los músculos y de los tendones del antebrazo y del codo. Esto conducirá a una tensión, microdesgarros e inflamación en las fibras de los tendones extensores del antebrazo, originando dolor sobre el epicóndilo lateral.

Esta lesión a menudo está relacionada con cualquier actividad que implique una extensión de la muñeca. Por ejemplo, manipular herramientas con un peso superior a 1 kg, desplazar cargas con un peso superior a 20 kg al menos 10 veces al día y realizar movimientos repetitivos durante más de 2 horas al día, como pueden llegar a hacer los tenistas o golfistas.

Otros factores de riesgo por el cual se puede producir una epicondilitis son el uso excesivo, movimientos repetitivos, errores de entrenamiento, problemas de flexibilidad, envejecimiento, mala circulación, déficit de fuerza o desequilibrio muscular, etcétera.

El síntoma más destacado de la epicondilitis lateral es el dolor. Estas molestias pueden empeorar al presionar el área afectada y al levantar objetos extendiendo la muñeca. El dolor puede producirse hacia arriba, a lo largo de la parte superior del brazo, y hacia abajo, a lo largo de la parte exterior del antebrazo. En algunos casos raros, incluso puede haber molestia en el tercer y cuarto dedo. Al dolor se suma muy a menudo que la flexibilidad y la fuerza en el extensor de la muñeca y los músculos posteriores del hombro son débiles.

¿Cómo se trata la epicondilitis?

El objetivo del tratamiento osteopático en el codo de tenista es permitir que el tendón se recupere. Liberaremos las contracciones musculares para evitar que los músculos se contraigan y tiren del tendón lesionado.

El tratamiento puede incluir técnicas osteopáticas craneales suaves, liberación miofascial, masaje de tejidos blandos y manipulación articular. De esta manera las molestias y el dolor se reducen, la tensión muscular disminuye y la fuerza para agarrar, levantar y transportar cosas aumenta.

Daremos a conocer algunos consejos específicos para cada caso, como el ejercicio isométrico, para ayudar en la recuperación y limitar las recurrencias. Esto normalmente reduce significativamente la necesidad de inyecciones o cirugía.

En el Centro de Osteopatía Pilar estamos capacitados para determinar la forma más adecuada de tratamiento que se adapta específicamente a cada caso. Pide cita hoy mismo para que nuestros profesionales te ayuden a poner a tratar tu dolencia y a evitar que vuelva a ocurrir.

Estamos cerca

Nuestro Centro de Osteopatía se encuentra en Sedaví, a un paso de Valencia.